Redención

Título original: Southpaw.

Año: 2015.

Nacionalidad: Estados Unidos.

Director: Antoine Fuqua.

Reparto: Jake Gyllenhaal, Forest Whitaker, Rachel McAdams, Oona Lawrence, Naomie Harris, Miguel Gómez.

Reseña y críticas.

Tráiler en español.

Aún en cines.

“¿Acaso puedes controlar tu destino?”

Titus ‘Tick’ Wils (Forest Whitaker)

 

Fue uno de aquellos venerables sabios de los tiempos antiguos – cuyo nombre, y espero que se me perdone el olvido, no logro recordar – quien sentenció que perdonar al prójimo, algo no siempre fácil de hacer, es una tarea verdaderamente sencilla comparada con la titánica gesta que es perdonarnos a nosotros mismos. A día de hoy, no cabe duda de que aquel buen hombre dio en el clavo con pasmosa clarividencia. Y, para constatarlo, basta con que todos nosotros dediquemos uso pocos segundos a hacer un pequeño ejercicio de reflexión. ¿Cuántas veces, a lo largo de nuestras vidas, cegados por el dolor, por el miedo o por la vanidad, hemos preferido culpar a otros de nuestros errores y simular condescendencia perdonándoles, antes que asumir nuestras responsabilidades y aceptarlas con valor firme y silenciosa honestidad? Sin duda, pocos podrán – que no “querrán” – responder que ninguna, que algo así jamás les ha ocurrido. Y ese hecho no deja de reafirmar la máxima expresada al comienzo de este texto, parafraseando a nuestro pretérito intelectual: el ser humano tiene aún una cuenta pendiente con el perdón, con la autocrítica y, por extensión, con la redención.

Ese último concepto es el que ha dado nombre en España a Southpaw, drama deportivo ambientado en el siempre recurrente mundo del boxeo profesional – de hecho, y a modo de curiosidad, el título original hace referencia a un boxeador zurdo –  firmado por el reverenciado Antoine Fuqua, y que, a pesar de haberse rodado allá por 2015, no ha llegado a las salas de cine españolas hasta hace pocas semanas. Una ventana de tiempo suficiente para que este trabajo del cineasta estadounidense haya acumulado por igual críticas positivas y comentarios negativos, alabado por las interpretaciones de sus protagonistas, pero rechazado por la linealidad y presunta falta de imaginación de su historia, manida y tópica.

03.jpg

Probablemente ambas partes tengan su parte de razón; desde luego, esta obra no destaca por lo revolucionario de su argumento, ya visto en no pocas películas, desde todas las de la saga Rocky hasta The Wrestler o Creed, que han narrado el ascenso a la cima, caída estrepitosa y recuperación a base de agallas de los reyes del cuadrilátero. Pero no olvidemos que es difícil mantener el listón alto cuando uno ha creado escuela con un título como Training Day, convertido en el paradigma del cine policíaco del siglo XXI. Por ello, quizá lo más inteligente sea analizar Redención como lo que es: un drama sencillo y sólido, sostenido por los clichés del género y por sus refulgentes actores, alimentado por el mensaje de superación constante que transmite y, sobre todo, llamativo por la brutal dureza de sus combates.

Tanto o más dura que esta cinta son los músculos de su protagonista, el campeón de los pesos semipesados Billy Hope, interpretado por un Jake Gyllenhaal magistral, que derrocha talento interpretativo tanto como sudor chorrea el luchador al que da vida. Violento como el deporte que practica y psíquicamente afectado por los golpes recibidos, Hope, no obstante, vive feliz y satisfecho de su inmaculado plantel de victorias en el ring, arropado por su mujer, Maureen (la siempre alabable Rachel McAdams), auténtico cerebro de la familia, y por su hija, Leila (desgarradora Oona Lawrence). Sin embargo, el mundo del campeón se viene repentinamente abajo cuando, en el transcurso de una pelea desencadenada por él, Maureen fallece. Devastado por la pérdida, su carrera profesional entra en barrena, y su carácter agresivo lleva a las autoridades a arrebatarle a Leila. Será entonces cuando Hope inicie el combate más determinante de su vida; en la esquina opuesta del cuadrilátero estarán el dolor, la culpa y, por encima de todo, la necesidad de redimirse para, así, recuperar no sólo la custodia, sino también el amor de su hija.

04.jpg

Queda patente, una vez se conoce el argumento de Redención, que el espectador no va a encontrar nada nuevo en el horizonte; eso debe quedar claro de entrada, a fin de evitar chascos una vez se produzca el fundido a negro final. Y, sin embargo, la cinta no deja de ser amena, intensa, capaz de dejar al público clavado en sus butacas mientras el protagonista encaja golpe tras golpe, no sólo físico, sino también vital. Ni película de culto, ni tampoco dramón con que digerir la sobremesa del domingo, este nuevo ejercicio de pugilismo en celuloide regala momentos genuinamente épicos, como los combates de apertura y cierre, y otros mesuradamente lacrimógenos, sin caer en excesos empalagosos o ridículos, exponiendo el drama, a falta de innovación, con sentido común, credibilidad y oficio.

En ese sentido, ayudan mucho las innegables bondades como actor de Gyllenhaal, quien tuvo que someterse a un entrenamiento brutal para aprender las técnicas del boxeo y para convertir su cuerpo en el del campeón invicto Billy Hope. Desde luego, da gusto ver a esa masa de músculos repartir mamporros a diestro y siniestro entre las cuerdas, pero más placentero aún es constatar con qué habilidad, con qué aparente facilidad se sumerge en el pozo de la decadencia existencial, mimetizándose con ese hombre derrotado, pero no aniquilado, que busca desesperadamente la manera de dejar a un lado a sus demonios y reencauzar su vida y la de los suyos.

05.jpg

Su alter ego es el veterano ex – boxeador, y actual entrenador para jóvenes en riesgo de exclusión, Titus ‘Tick’ Wils, el hombre al que Hope acude en el momento crítico de su caída a los infiernos para que le prepare no sólo en lo deportivo, sino también en lo espiritual. Y es aquí donde sólo se puede aplaudir la elección por parte de Fuqua del venerable y venerado Forest Whitaker para dar vida a esa suerte de Pepito Grillo del campeón hundido, igualmente torturado por sus propios fantasmas, pero que ha sabido, más o menos, convivir con ellos proporcionando a su vida un sentido solidario. Es justo el tándem Gyllenhaal-Whitaker la columna vertebral de esta criatura, el puntal sobre el que se sostiene toda la estructura, y el elemento que hace que, tal vez, los comentarios negativos que ha acumulado hayan sido un tanto excesivos. Pero bueno; la opinión es libre, los gustos varían tanto como las personas y esa diversidad es la que hace mágica a esta industria.

Evidentemente, Redención no se sitúa al mismo nivel que algunas de las joyas pasadas de su autor, pero no por ello deja de ser una creación sólida y solvente, creíble a la par que desgarradora, y transmisora de una idea central que, en opinión de un servidor, nunca está de más recordar: que siempre, por oscuro que sea el sendero por el que discurren nuestros días, hay una fórmula para salir del él y retornar a zonas más luminosas. Sólo hay que estar dispuesto a luchar, a sacrificarse, a dar el todo por el todo. Y, cómo olvidarlo, a aceptarnos a nosotros mismos. Con nuestros aciertos y nuestros errores. Pero, sobre todo, con nuestra manera de ser.

2 comentarios sobre “Redención

Agrega el tuyo

  1. Me ha encantado tu post!! Totalmente de acuerdo con todo lo que comentas. Yo creo que Jake Gyllenhaal está increíble… un papelón distinto a los que le solemos ver. Rachel McAdams también genial, me hubiera gustado que su papel durara más pero bueno, ella es una de mis actrices favoritas. Yo también he escrito mi opinión sobre la peli, por si te apetece pasarte por mi blog:https://sofamantaypeliblog.wordpress.com/2017/05/05/redencion-increible-jake-gyllenhaal/
    Ya tienes un nuevo seguidor!! Espero que te pases por mi blog y podamos intercambiar opiniones 😉 Un saludo!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: