El Luchador

Título original: The Wrestler

Año: 2008

Nacionalidad: Estados Unidos

Director: Darren Aronofsky

Reparto: Mickey Rourke, Marisa Tomei, Evan Rachel Wood.

Reseña y críticas

Adquirirla en Amazon

 

La cultura estadounidense es un fiel reflejo de su propia sociedad: excesiva, agresiva y, por qué no decirlo, bastante inmadura. Así pues, pocas manifestaciones más fieles al espíritu yankee que el Wrestling (por todos aquí conocido como “lucha libre”), y que, sin haber perdido su base incondicional de fans, tuvo su apogeo entre los 80 y los primeros 90. Todos recordamos figuras míticas de ese ¿deporte? como El Último Guerrero o el mismísimo Hulk Hogan, hasta el punto de que lograron trascender ese mundillo y consiguieron integrarse en la cultura mainstream. Es por tanto un gran acierto del director Darren Aronofsky (Black Swan, Réquiem por un sueño) situar la historia de la película que comentamos hoy en dicho entorno: pocos medios más apropiados para narrar un drama crepuscular de lucha y redención que las entrañas de un espectáculo tan profundamente americano.

mickey
Rourke, en pleno apogeo

Y es a su vez, el propio estilo crudo y sin artificios del director el que consigue la plena inmersión del espectador en la vida de Randy “The Ram” Robinson. No se entiende la decadencia del personaje sin ese entorno lúgubre y frío (una New Jersey tan gris como la vida del protagonista), que impide vislumbrar una salida a la larga lista de problemas vitales que soporta Randy a sus espaldas. Problemas que, si bien son única y exclusivamente achacables a sus propias -malas- decisiones, nunca deberían suponer una situación tan desesperante para nadie, máxime cuando el mismo Robinson se esfuerza -aunque no siempre consigue- sinceramente por salir del arroyo en que se encuentra.

new-jersey

El intento de reconciliación con su hija abandonada en la infancia, la peculiar pero tierna (y a pesar de todo, creíble) historia romántica que vive con Cassidy, la única persona que es capaz de ver más allá del monstruo en que se ha convertido The Ram (quizá porque se siente identificada), e incluso un curioso esfuerzo por reciclarse laboralmente, son claras muestras de que no estamos ante el típico personaje hueco sin má‡s trasfondo que el que ser’ el clásico”duro venido a menos”, sino alguien que realmente quiere cambiar, que lucha por ello aunque su voluntad no siempre sea más fuerte que sus demonios. No se detiene ah’í el director a la hora de mostrar la soledad del “héroe”, un hombre que apenas recibe ayuda externa exceptuando a la propia Cassidy y algunos fans irreductibles (los escasos pilares morales y emocionales que le quedan al protagonista): el autor nos expone también una muy evidente crítica sobre cómo la sociedad deja caer a sus ídolos después de exprimirlos, y lo poco -o nada- que importan los dramas personales que ello conlleva.

hija

No se pueden dejar de mencionar las portentosas actuaciones de los protagonistas, una gran Marisa Tomei como Cassidy, y un simplemente excelso Mickey Rourke en el papel de su carrera, que le reportó incluso un globo de oro al mejor actor dramático. Empezando por el f’ísico y continuando por la clara identificación de su propia vida con el propio personaje (recordemos que Rourke llegó a hacer sus pinitos en el boxeo), ningún otro actor del Hollywood actual hubiera podido encarnar mejor a Randy The Ram, literalmente: es imposible.

cassidy

Por œúltimo, cabe mencionar también una muy buena banda sonora: Clint Mansell, compositor de cabecera del director, cubre de dramatismo, sin llegar a resultar cargante, las escenas más emotivas. Mientras, una gran selección de clásicos rockeros de aquellas años gloriosos traslada al espectador, de un modo sutil pero muy eficaz, otro de los conceptos esenciales de la película: la incapacidad del ídolo caído de aceptar que su época dorada ya pasó.

Pelí’cula con el sello caracter’ístico del autor, soberbias interpretaciones, y excelente factura téŽcnica, El Luchador es, en resumen, una de las grandes cintas americanas de la pasada década, al menos en opinión de quien suscribe. Si no la habéis visto, no dejéis de hacerlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: