La Gran Belleza

Título original: La Grande Bellezza

Año: 2013

Dirección: Paolo Sorretino

Reparto principal: Toni Servillo, Carlo Verdone, Sabrina Ferilli

Reseña y críticas

Adquirirla en Amazon

La Gran Belleza es seguramente la película más conocida de Paolo Sorretino. El directior, italiano, había tenido una notable carrera en el cine patrio (destaco personalmente su cinta Il Divo) y alguna que otra incursión en el cine internacional (con esa extraña y para muchos decepcionante Un lugar donde quedarse, protagonizada por un irreconocible Sean Penn). Pero es con este film, de vuelta a su país natal, con el que conquistó (y alcanzó) a público y crítica, aunando talento, ingenio y habilidad tras la cámara. El Oscar también ayuda, claro.

El concepto

1cafe2claquetas-la-gran-belleza-2

La Gran Belleza actúa como actualización de muchos de los elementos plenamente vigentes del neorrealismo italiano, con especial interés en componer el retrato emocional de sus protagonistas dejando la trama en un segundo plano. Se suele citar a Fellini, no sin razón, pero no es la única tendencia de la que bebe. El tipo de cine que utiliza Sorretino, explorando a sus personajes y derrumbando sin piedad sus fachadas; levantando esa capa de aparente satisfacción para revelar un descontento vital desgarrador y una tristeza desesperanzada. Una vida, la que viven, repleta de fiestas, de colores y de placeres mundanos (“yo no quería ser simplemente un mundano. Quería convertirme en el rey de los mundanos” dice su protagonista). Y están allí atrapados porque no pueden, quieren o se atreven a salir, o porque han perdido la esperanza en poder dar un vuelco a su vida. Porque, como en la brillante y triste escena final de La Dolce Vita, es la vida que han escogido vivir: ya es demasiado tarde para abrazar esa vida mejor que han visto tan de cerca justo antes de desvanecerse.

Y es esa tristeza que envuelve el relato la que hace de esta película un complejo relato de nuestra sociedad. En La Gran Belleza, Sorretino nos guía a través de su actor fetiche, Toni Servillo, para reflexionar sobre (como el título sugiere) esa Belleza que intentamos alcanzar. Desde el turista que se desmaya ante el magnético encanto de la ciudad de Roma hasta el primer amor de su protagonista, pasando por apabullantes fiestas pero también tranquilos paseos con la ciudad de fondo. Actúa Roma como un personaje más, que fascina y a la vez parece corromper a quienes la habitan, al no poder escapar de su atracción. Y es a través de largas y brillantemente preparadas conversaciones, de una naturalidad y sinceridad poco frecuentes en el Cine, como descubrimos ese envoltorio tan fácil de destapar. Son, por tanto, personajes sumidos en el (auto)engaño, mientras que el protagonista, quien ya ha superado esta etapa (o simplemente aceptado su realidad) desmonta las aparentes seguridades de quienes le rodean.

1cafe2claquetas-la-gran-belleza

Es una ciudad dormida y de personajes entumecidos en su comodidad. Es una carta abierta de amor a Roma y a la vez un lamento por no poder escapar de ella. Una película sobre lo bello en todas sus formas, sobre lo que nos hace felices, sobre las decisiones que tomamos. Sobre la artificialidad religiosa, vacía y contrapuesta a la personificación de sus valores primigenios en la figura de La Santa, personaje que me gusta especialmente. Rodeada de farsantes que no dudan en usar como escudo moral a este callado personaje, que parece vivir al margen de toda la repugnante palabrería que invade su entorno. Esa multitud de mensajes sin contenido mientras calla la única persona con algo que decir; la única persona feliz entre todos los demás. Y establece el protagonista con ella una especial conexión, por ser los únicos que parecen comprender la fauna de su ciudad, ciega y sorda, a la que contemplan con cierta diversión y pena.

Las formas

1cafe2claquetas-la-gran-belleza-3

Sorretino maneja la cámara con habilidad y precisión. Captura el sentimiento y el magnetismo de su ciudad y sus personajes. Su belleza, sus luces, sus interminables fiestas. Y lo hace sin juzgarles. De hecho, nos hace acompañarles en su tristeza desengañada y en sus vidas arrastradas. Entiende Sorretino que no puede actuar como juez moral, sino que tiene que ser el espectador el que se someta a reflexión entre travelling y travelling de la cámara. Su preciosa fotografía, su tono calmado y perfecto tempo, su emotiva y nunca excesiva banda sonora, sus magníficas interpretaciones (Toni Servillo, contenido y eficaz). Nos creemos su mundo. Con él creemos encontrar la paz para instantes después perderla. Se escapa en forma de cierto personaje femenino que consume cada minuto en pantalla, y parece haber pasado una eternidad con ellos. Y cuando esto se diluye, volvemos a la banalidad formalmente preciosa pero en el fondo terriblemente triste a la que parecen estar condenados de por vida sus personajes. Y no nos queda más que lamentarnos con ellos.

6 comentarios sobre “La Gran Belleza

Agrega el tuyo

  1. Roma no es más que un símbolo. La belleza absoluta, atemporal e inamovible, petrificada, frente al vacío absoluto de lo banal, efímero y superficial de sus pobladores, compitiendo por poderes y posiciones insatisfactorios y frustrantes que exigen la renuncia a la belleza del ser verdadero de cada uno. También símbolo de la fortaleza pétrea de la belleza frente a la debilidad humana.
    Quizás, por poner un pero, precisamente discrepo en la imagen-solo la imagen-de la Santa, que no traduce en sus gestos la felicidad interior que refleja aunque quizás simbolice la crítica de la vaciedad de los gestos externos de falsa felicidad que le rodean.
    Un placer de película.
    Gracias por tu reseña.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Gracias por la aportación! Es un matiz interesante. Me posiciono en la explicación que le das, el reflejo de cómo lo realmente importante carece de esa pomposidad esotética porque simplemente no la necesita. Un saludo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: