Magnolia

Título original: Magnolia

Año: 1999

Nacionalidad: Estados Unidos

Dirección: Paul Thomas Anderson

Reparto principal: Tom Cruise, John C. Reilly, Philip Baker Hall, William H. Macy, Jeremy Blackman,Melora Walters, Jason Robards, Julianne Moore, Philip Seymour Hoffman, Melinda Dillon, April Grace, Michael Bowen

Reseña y críticas

Tráiler en español

Adquirirla en Amazon

Quizás tu hayas acabado con el pasado pero el pasado aún no ha acabado contigo.

Paul Thomas Anderson es uno de los mejores directores de los últimos tiempos. Miembro de la generación VHS, directores que se criaron entre cintas de vídeo y que por lo general rechazan las escuelas de cine como manera de acercarse al medio, PTA fue catapultado al éxito ya con su segunda película, Boogie Nights, antes de cumplir los 30 años. La crítica se interesó por este joven director que parecía unir estilos de cineastas pasados y contemporáneos (como Robert Altman o Martin Scorsese) y competir con la generación New Hollywood. Anderson se encerró sin apenas tiempo a digerir su éxito para escribir un guión que se convertiría en Magnolia.

Magnolia une las vidas de más de una docena de personajes que viven en el valle de San Fernando. Personajes tan diferentes que sorprende descubrir que están conectados: un policía acomplejado, solitario y de fuertes convicciones morales, un hombre que está en su lecho de muerte, el enfermero que le atiende, la mujer del moribundo (consciente del poco tiempo que le queda junto a él), el presentador de un concurso de televisión protagonizado por niños prodigio, junto con uno de esos niños y su cruel padre, un antiguo participante del mismo programa al que sus padres robaron la infancia, un seminarista de renombre que dice enseñar técnicas de seducción que resultan ser machistas reuniones para hombres que han perdido la confianza y una mujer solitaria que vive encerrada en las drogas y el sexo con extraños.

magnolia4

Y Paul Thomas Anderson une las vidas de los personajes de forma magistral: algunos coinciden físicamente, pero el nexo común no es otro que la casualidad que ya se nos anticipa antes de los créditos: es una película que habla sobre lo impredecible de la vida, sobre las relaciones humanas y cómo las basamos en lo que esperamos de los demás sin hacer nada por cambiar las cosas; pero también sobre la culpa, el miedo, la familia y nuestras inseguridades. Es una película coral, que desarrolla todos sus personajes y que los conecta con nosotros mismos, aludiendo al público. Porque es un film increíblemente humano, crudo y cercano.

El guión está cuidadosamente hilado, y los acontecimientos llevan a los personajes a la catarsis utilizando todos los recursos tanto argumentales como formales y estéticos sin perder nunca la coherencia. De esta forma, no hay bajones de ritmo ni la película da la sensación de ser episódica, sino que es un sólido conjunto indivisible. Y esto es algo difícil de lograr en películas corales sin que al terminar parezca haber visto vidas separadas unidas por un deus ex machina vagamente preparado para la ocasión. Y además, no se deja caer en recurso fácil de forzar el lloro del espectador, sino que busca ser un relato sincero.

DH Wallpapers

Pero todo esto no habría sido posible sin las actuaciones de sus actores. Todos ellos dan lo mejor de sí mismos (no he visto a Cruise haciendo— y bordando— un papel más exigente a nivel de actuación o emotividad después de esta cinta) pero sin caer en la sensiblería o en la sobreactuación. John C. Reilly, Philip Baker Hall, William H. Macy, Jeremy Blackman,Melora Walters, Jason Robards, Julianne Moore, Philip Seymour Hoffman o Melinda Dillon  lo dan todo y mantienen una evolución coherente en sus personajes reflejándose en sus actuaciones. Personajes que se mueven entre el patetismo, la tristeza, los remordimientos y los caminos sin salida pero que de alguna manera están increíblemente vivos.

Con uso portentoso de la música (fantástica Aimee Mann), un ágil montaje, una adecuada fotografía y una dirección imaginativa, se consigue que las tres horas pasen volando en una película que, cuando termina, da la sensación de haber pasado una vida entera con los personajes que retrata. Y no podemos más que volver a verla. Una película imprescindible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: