Olvídate de mí

Título original: Eternal sunshine of the spotless mind

Nacionalidad: Estados Unidos

Año: 2004

Dirección: Michel Gondry

Reparto principal: Jim Carrey, Kate Winslet, Mark Ruffalo, Tom Wilkinson, Elija Wood, Kirsten Dunst

Reseña y críticas

Trailer en español

Adquirirla en Amazon

“Se acaba. Pronto desaparecerá.”

“Lo sé. ¿Qué hacemos?”

“Disfrutarlo.”

Eternal sunshine of the spotless mind” (Eterno resplandor de la mente inmaculada) u “Olvídate de mí”, como fue traducida en su estreno en nuestro país, es una película de culto. Muestra de ello son sus habituales y avanzadas posiciones en las listas de “mejores películas de la década” o “mejores cien películas del siglo”. Su título tiene su origen en un poema de “Eloisa to Abelard” del poeta británico Alexander Pope.

Hemos de comenzar diciendo que tenemos entre manos una historia de amor, una “dramedia” romántica, típica y atípica a la vez, inmersa en secuencias que nos desorientan cronológicamente y que nos obligan a hilar muy fino para conocer en qué momento de esta tortuosa relación nos hallamos. Los protagonistas, Joel, un hombre callado, taciturno e introvertido y Clementineeh, ¡nada de chistes con su nombre! -, un torbellino impetuoso que cambia de color de pelo según su estado de ánimo – y que me recuerda mucho al espíritu de “live boldly” de Will Traynor en “Antes de mí” -, se conocen fortuitamente en una estación de tren. A partir de ahí, comienzan una historia en común hasta que, un buen día, Joel recibe un mensaje por accidente en el que le comunican que Clementine se ha sometido a un procedimiento en una clínica con el fin de borrarle de su mente. Confundido, iniciará la búsqueda de la susodicha para comprobar que es cierto. De paso y, viendo que aparentemente funciona , por aquello del “tú me lo hiciste primero”, correrá el mismo destino al objeto de dejar su mente libre de todo recuerdo relacionado con su “mandarina”.

extended-mind-from-eternal-sunshine

Es, sin duda, una película densa, en ocasiones difícil de seguir – si no se echa mano de Santa Wikipedia, o mejor aún, se atiende, el orden secuencial puede resultar confuso -, pero vale la pena. Resulta una historia real y creíble aunque tenga tintes obvios de ciencia ficción, sobre todo en cuanto a los sentimientos y emociones que transmite. El amor eterno que parecen sentir los personajes que les lleva a encontrarse una y otra vez  – en el guión original Clementine habría borrado de su mente a Joel unas quince veces a lo largo de los años -, a tener un vínculo que se antoja inquebrantable más allá de nuevas parejas – apropiarse de recuerdos de otra persona no está bien, ejem, cuestiones de ética – o procedimientos inducidos para olvidar sus recuerdos negativos. Me atrevería a decir, enfatizando la cotidianidad del argumento, que más de uno se puede identificar con la escena en la que Joel llena un par de bolsas con los recuerdos que tiene en su casa de Clementine.

¿A quién no le gustaría borrar ese recuerdo doloroso de su mente? Y no sólo ése en concreto, sino cualquier otro que nos cause pesar. ¡Por alguna razón tiene la sala de espera llena el Doctor Mierzwiak!

A mayor abundamiento en el trasfondo de la obra, en el año 2014 se publicó el resultado de un estudio en el que varios científicos afirmaban haber modificado la percepción de los recuerdos de algunos ratones. Básicamente, si un recuerdo era doloroso, lo que hacían era cambiar su reacción al mismo y que lo rememorasen como algo satisfactorio. Ciertamente, fue criticado y puesto en duda por lo que supondría, dado el hipotético caso, su traslado a la raza humana. Ése es el quid de esta película, en nuestra opinión, ¿de verdad queremos borrar todos nuestros recuerdos negativos? Si así fuera, ¿realmente habríamos aprendido algo? ¿Sería posible aprender sin esos recuerdos “menos buenos”? Y, otra cuestión más trascendental aún, ¿perdurarían los sentimientos intensos – de amor, como en el caso de nuestros tortolitos protagonistas – pese a un “formateo” de la mente?

eternal_primary

No podríamos concluir esta entrada sin mencionar las estupendas interpretaciones de Jim Carrey, que nos tiene acostumbrados a papeles cómicos y excesivas muecas, pero que nos pinta muy bien a un Joel estático, melancólico, sin margen para la espontaneidad y aburrido – su novia dixit –. Y, cómo no, la oscarizada Kate Winslet, quien no sólo se ofreció a teñirse el pelo las veces que fuese necesario ­­– aunque finalmente usasen pelucas debido al ritmo de rodaje -, sino que se dejó guiar por el director improvisando muchas de las reacciones de su personaje. Asimismo, el gran Tom Wilkinson, el siempre correcto Mark Ruffalo ­– muy habitual últimamente en las películas independientes como “Los chicos están bien”, no todo va a ser “Hulk”, afortunadamente – y Frodo, ejem, Elijah Wood ­– que, con el tiempo, ha ganado tablas. Véase “Grand piano”, por ejemplo – .

Además, por aquello de no dejarnos nada en el tintero, es relevante destacar que la película apenas cuenta con efectos digitales, es más, la escena en la que se encuentran en la playa y una ola invade levemente la casa fue rodada tal cual, la producción construyó la casa muy cerca de la orilla.

En definitiva, “Eternal sunshine of the spotless mind” es una película que no te deja indiferente, que nos lleva a reflexionar sobre la vida, la ética, el amor ­y sobre qué pasaría si, además de poder borrar de las redes sociales que plagan nuestro tecnológico “día a día”, pudiésemos eliminar los recuerdos de aquéllos que, en alguna ocasión, compartieron nuestro camino.

 

Un comentario sobre “Olvídate de mí

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: