Concursante.

Título original: Concursante

Año: 2007

Dirección: Rodrigo Cortés

Reparto principal: Leonardo Sbaraglia, Chete Lera, Fernando Cayo y Myriam Gallego 

Reseña y críticas

Trailer en español

 Adquirirla en Amazon

En esta nueva entrada cinéfila y cafetera vamos a hablaros de la película española “Concursante”. Se estrenó en el año 2007 y está dirigida por Rodrigo Cortés – conocido también por otras películas como “Luces Rojas” o “Buried (Enterrado)” -.

A diferencia de las entradas previas, en esta ocasión no hay mayor problema con los “spoilers” acerca del final. ¿Por qué? Pues por la sencilla razón de que es el propio protagonista, Martín Circo, quien nos cuenta cómo acaba la historia desde el principio. Os avisamos, sin embargo, que no lo hace de forma cronológica 😉

Entrando ya en la trama, nuestro protagonista, Martín, es profesor de Historia de la Economía en una Universidad española y recientemente ha resultado ganador del mayor premio de la historia de la televisión: unos tres millones de euros (500 millones de las antiguas y añoradas pesetas) en bienes materiales tales como una mansión, una avioneta, varios coches de lujo, una moto Triumph, un viaje alrededor del mundo, etc. Uno pensaría: “¡qué suertudo el hombre!” y es así como él se las promete en un principio. ¿Por qué no iba a hacerlo? De la noche a la mañana es un hombre rico. Así nos lo hace saber en un momento dado cuando comenta: “los pobres creen que el dinero da la felicidad, pero los ricos… los ricos, lo saben”.

Antes de proseguir podemos detenernos en esta afirmación que tiene la película,  ¿el dinero da la felicidad? Si no la da, ¿ayuda, al menos? Seguro que hay respuestas para todos los gustos, aunque me atrevo a anticipar que cierta corriente de pensamiento ganaría por mayoría 😉

Pues bien, como decíamos, Martín resulta tremendamente agraciado con semejante premio y asume que, a partir de entonces, su vida va a cambiar a mejor, de hecho, festejan en una gran celebración  con la familia  – curiosa ésta, por cierto –. Sin embargo, las cosas no son cómo parecen ser y tener que todos esos bienes sin dinero líquido suficiente en la cuenta bancaria se presenta como un gran problema. Por poner un ejemplo, ¿cómo si no se podría mantener la avioneta en el hangar? Por no hablar de la parte que se lleva el Fisco del suculento premio. Y claro, no lo cobran en especie… Es aquí cuando entramos en materia en la película. Desde el momento en que Martín accede a la petición de un crédito bancario comienza una espiral vertiginosa de ingresos, gastos, cuentas, intereses, préstamos, etc. que van a regir su vida a partir del mismo.

el-concursante

Poco a poco, nuestro protagonista va entendiendo que el verdadero concurso empieza ahora, que tiene que vérselas y deseárselas para poder devolver el crédito que ha pedido para poder mantener sus bienes, los cuales han sido pignorados  – tomados como garantía – por el banco, por lo que no puede disponer de ellos. Básicamente, se da cuenta de que no sólo no es tan rico como anticipaba sino que tiene una deuda enorme que no sabe si podrá pagar. En pocas palabras, está prácticamente embargado. Es aquí cuando el gran Chete Lera  – mejor dicho, su personaje Edmundo –, mediante simples ejemplos y acertadas metáforas  – tablero de ajedrez – nos explica cuál es el problema de fondo – la economía y “sus amigos” –  y nos relata el gran papel que tienen las entidades bancarias en el desarrollo de esta película. Reflexión que puede no estar muy lejana de los tiempos actuales o de aquéllos tiempos que nos llevaron a una crisis económica y financiera no hace muchos años…

“Despierta, idiota”, le dicen a Martín. “Corre y salva todo lo que puedas”, continúan. A medida que nos acercamos al final del film el ritmo de la película se acelera aún más, las imágenes se precipitan a un ritmo vertiginoso anticipando el desenlace y haciéndonos partícipes absolutos de la trama – gran idea la técnica de hablar directamente al espectador “saliéndose” de la propia escena -.

Como os decíamos al comienzo de la entrada, no os spoileamos nada porque desde el principio se explica en la película cuál es el final. Como siempre, os animamos a verla y a sacar vuestras propias reflexiones sobre la misma, sobre el dinero, sobre la felicidad, sobre cómo influye el primero en la segunda, sobre el dardo envenenado que supone ese premio en especie para el “pobre Martín”, sobre los bancos, sobre el 5% del dinero real frente a un 95% de dinero ficticio a nivel mundial, sobre préstamos, sobre intereses, etc.

Os dejamos un clip de la película que podéis encontrar en Youtube (aunque os aconsejamos verla completa): 

¡No os olvidéis de dejar vuestros comentarios más abajo!

¡Hasta la próxima cafeteros cinéfilos! ^^

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: